¿Cómo debe ser el smartwatch perfecto?

En los años 80, muchos soñaban con poder hablar por teléfono a través del reloj. Se trataba de una idea futurista que encandilaba a jóvenes y no tan jóvenes, que experimentaban la ilusión de un siglo XXI en el que las tablas de skate se deslizasen sin ruedas y las casas se limpiasen solas.

A pesar del atraso que todavía vivimos en lo referente a medios de transporte y, más importante aún, limpieza del hogar, es innegable que muchas de las fantasías tecnológicas del siglo pasado son ahora una realidad tangible y nada desdeñable. Es el caso del smartwatch, ese dispositivo que funciona como una extensión (casi perfecta) del móvil en tu muñeca y que cuenta con funciones relacionadas con la salud.

 

Sin embargo, la categoría de los smartwatches como dispositivo está aún en pleno desarrollo. Compañías de todos los tamaños y todos los lugares del mundo tratan de desarrollar la tecnología perfecta que hará que el smartwatch se integre completamente en la sociedad, como hicieron los smartphones no hace tanto tiempo.

 

En la búsqueda por encontrar el smartwatch perfecto para ti, el que de verdad te aporte algo nuevo y simplifique tu vida aún más que Smartphone, hemos seleccionado estas ocho funciones que tu reloj inteligente debería realizar para ser perfecto:

  • Conectividad independiente: si quieres que tu smartwatch funcione a la perfección, asegúrate de que puede conectarse por sí mismo a la red 3G. Esto te ofrecerá muchas más posibilidades de uso.
  • A prueba de golpes y sumergible: los relojes son más susceptibles a los golpes que los teléfonos móviles, por eso mismo debe ser más resistente.
  • Interfaz propia y botones físicos: la pantalla del smartwatch es demasiado pequeña para realmente ser capaz de teclear nada interesante sin sufrir por ello. Los botones físicos te ayudarán también a la hora de programar funciones sin tener que desbloquear tu reloj constantemente.
  • Entrada por voz: como decíamos, teclear algo en tu smartwatch puede convertirse en una tortura. Un buen control por voz simplificará la realización de tus tareas y la utilización del reloj inteligente.
  • Configuración externa: por el mismo motivo, la posibilidad de gestionar tu smartwatch desde un ordenador o un Smartphone es clave para configurar las opciones de manera sencilla y rápida.
  • Sensores deportivos: las funciones relacionadas con la salud y el deporte son muchas y muy útiles en los smartwatches, ya que miden a la perfección la actividad física. Por eso, un reloj que cuente con acelerómetro, pulsómetro y GPS hará las delicias de todo amante del deporte.
  • Sin cámara de fotos: la posición en la que la cámara de fotos debería encontrarse en el reloj la convierte en una función muy poco útil (por no hablar de la calidad de las imágenes).
  • Carga fácil: al ser aparatos de pequeño tamaño, no hay demasiado espacio en un smartwatch para contener la batería. Es por este motivo que se descargan rápidamente. Si quieres que cargar tu smartwatch no se convierta en un problema para ti, busca uno de carga sencilla.