Cómo ahorrar al montar un PC por piezas

Montar un ordenador por piezas es una aventura en la que se embarcan cada día más usuarios, especialmente aquellos que utilizan ordenadores de sobremesa y, por supuesto, los gamers.

¿El motivo? Un ordenador ensamblado puede duplicar en precio a un PC por piezas, además de que sus componentes pueden estar descompensados y ser de mala calidad, con lo cual es probable que tu ordenador no llegase a tus requerimientos e, incluso, no funcionar correctamente.

Si quieres descubrir cómo ahorrar aún más al escoger los componentes adecuados para tu ordenador nuevo (o para renovar el antiguo), sigue leyendo estos consejos:

 

¿Tienes claro el uso que vas a darle a tu ordenador?

Ésta es la principal pregunta que debes hacerte cuando estás pensando en renovar tu ordenador, ya tengas pensado construirlo por piezas o pretendas comprar uno que ya esté ensamblado. ¿De qué te sirve tener el ordenador más potente del mercado si lo único que pretendes hacer con él es ver vídeos en YouTube y revisar Facebook?

 

Teniendo en cuenta que todos los componentes de tu ordenador deben ser compatibles entre ellos para funcionar correctamente, ésta no es una cuestión baladí. Si tu intención es conseguir un buen ordenador para divertirte con los últimos y mejores videojuegos del año, necesitarás una buena tarjeta gráfica, la cual tiene que adecuarse y equilibrarse con el procesador y la memoria RAM. Del mismo modo, tu placa base admite sólo un máximo de memoria RAM.

Tómate tu tiempo para hacer una lista de las características de tu ordenador ideal en función de tus necesidades como usuario en lugar de comprar lo mejor de lo mejor sin pararte a pensar si de verdad necesitas tanto.

 

No dejes de comparar

Una vez hayas decidido el uso que quieres dar a tu ordenador y hayas decidido sus características principales, realiza una comparativa de todos los elementos que necesitarás.

Es verdad, esto te llevará un tiempo, pero estamos hablando de obtener los mejores componentes al mejor precio, ¿no? No te aceleres y piensa dos veces antes de dar un paso en falso. Puedes hacerte una hoja de cálculo de Excel y apuntar los diferentes precios, las diferentes especificaciones, capacidades, etc. para poder comprobar de manera visual qué componente te conviene más antes de hacerte con él.

Por otro lado, ciertas webs (como por ejemplo la de PCComponentes) te ayudan a diseñar tu ordenador ofreciéndote una comparativa de todo un rango de alternativas compatibles con tus preferencias.

 

Compra piezas de segunda mano

El precio de los ordenadores y sus componentes se devalúa muy rápidamente, por eso no es difícil encontrar gangas para construir tu nuevo ordenador si te haces con componentes de una generación anterior. Éstos muchas veces ofrecen un rendimiento realmente similar al último del mercado y por un precio muy, muy inferior.  

También puedes reutilizar partes que ya tengas e, incluso, vender las que no uses.

 

Presta especial atención a la hora de comprar los componentes esenciales de tu ordenador

Recuerda que tarjeta gráfica, disco duro, memoria RAM y procesador deben ser compatibles. He aquí unos consejos para elegirlos bien:

  • El mejor rendimiento para tu procesador lo marca el número IPC.
  • 4 GB es la memoria mínima necesaria para un uso básico de un ordenador (navegar por Internet y procesar documentos), aunque 8 GB es la memoria recomendable. Cuanto mayor sea la frecuencia de funcionamiento (medida en MHz) mejor será el rendimiento de tu memoria.
  • Cambiar tu disco duro clásico por un disco SSD es una de las formas más sencillas y baratas de renovar tu viejo ordenador. Los discos SSD mejoran la velocidad general del funcionamiento de tu ordenador, reducen el consumo y tienen una vida útil más larga.
  • Los valores más importantes a la hora de elegir tu tarjeta gráfica son el tipo de memoria y el ancho de banda.