7 usos que nunca pensaste (y con razón) que podrías darle a un dron

Como es viernes por la tarde, hoy te traigo un post pensado muy especialmente para que pases el mejor fin de semana posible. Eso en el caso de que no tengas nada planeado aún, y si lo tienes, déjame decirte que es muy probable que reconsideres tus opciones tras leer las apasionantes ideas con las que voy a deslumbrarte esta tarde.

 

Sigue leyendo y déjate sorprender por los SIETE USOS QUE NUNCA PENSASTE QUE PODRÍAS DARLE A UN DRON. Sí, en efecto: para llevar a cabo todas estas maravillosas ideas necesitarás un dron. Aunque, seamos sinceros, ¿no necesitabas ya uno?

Es hora de que entres en el futuro. Da la bienvenida al siglo XXI y descubre todo un mundo de posibilidades con los drones (sí, sí: esas cosillas que vuelan, que parecen moscardones gigantes, pero más silenciosos y a los que puedes controlar tú con un mando).

 

¿Preparado? ¡Vamos allá!

 

 

Ir a comprar el pan. Lo reconoceré yo en nombre de todos mis compañeros: el motivo principal para hacerse con un dron es el no volver a salir de casa (¿y quién querría? Que si lluvia, que si sol, que si calor, que si frío… este tiempo no se aclara y nosotros no tenemos tiempo para vestirnos a su gusto). Los drones son tan útiles y civilizados que puedes dirigirlos hasta la tienda más cercana con una bolsa de tela (aquí somos muy ecológicos, no lo olvides) colgando de ellos; dentro de la bolsa metes un par de euros y una nota para que el ser humano que esté en la tienda sepa que se tiene que quedar los euros y cambiarlos por alimentos. Y tú, tan fresquito o fresquita en tu casa. ¿Qué te parece la idea? A mí lo que me fascina es que no se le haya ocurrido a nadie antes.

 

Vigilar volcanes. ¿A que nunca se te había ocurrido sobrevolar un volcán en plena erupción antes de la existencia de los drones? Claro que no, porque era muy difícil y no merecía la pena. Sin embargo, con un dron puedes acceder fácilmente a la cima de un volcán en su mejor momento y capturar imágenes maravillosas para tu próximo documental. También puedes vigilar la caza furtiva, realizar proyectos cartográficos y explorar lugares de difícil acceso como cuevas, acantilados y esas cosas. ¡No dirás que no te doy opciones!

Declararte con una pancarta de amor. Si quieres llevar a cabo tu versión de la declaración de amor de Apu en los Simpsons, necesitas un dron y una pancarta enorme con tu mensaje: te estarás asegurando de que tu media naranja entiende tus palabras y es un bonito modo de demostrar que no te importa quedar en ridículo por amor. También puedes enviar mensajes de SOS (solo apto para los más dramáticos).

 

Transportar a tus soldados de juguete y a los jinetes del Risk a tierras lejanas. Si lo que te interesa es la expansión territorial, nada mejor que un dron: de la misma manera que has hecho con los euros del pan, coloca tus pequeños soldados verdes en una bolsa (de tela) y déjalos caer sobre el objetivo señalado. Ellos sabrán lo que hacer: han sido bien entrenados.

 

Vacilar a tus colegas. Porque no todo el mundo tiene un dron, ¿verdad? Vale, quizá esta podría haber sido mi mejor y primera idea, pero bajar a por el pan me produce tanta pereza…

 

Con todas estas fascinantes ideas, no es de extrañar que (si no tienes uno ya) estés deseando hacerte con un dron lo antes posible. Consíguelo mucho más barato utilizando estas ofertas de Groupon tan geniales que te traigo hoy. ¡Y disfruta de tu fin de semana!